Imagen de precarga

Día Internacional de la Niña: ¿por qué es trascendental actuar en favor de sus derechos?

El Día Internacional de la Niña se conmemora el 11 de octubre de cada año desde el 2012. ¿Por qué se creó? ¿Cuáles son las problemáticas que busca atender? ¿Cuál es el lema de este año? Aquí te lo contamos.

1 de cada 4 niñas entre 15 y 19 años no está trabajando ni recibiendo ningún tipo de educación o formación. En comparación, la proporción de niños de esa misma edad es de 1 de cada 10. Además, aunque 4 de cada 5 niñas terminan la educación primaria, solo 2 de cada 5 completan la enseñanza secundaria superior, todo ello según datos brindados por el último informe de Unicef.

Sin embargo, eso no es todo. La falta de oportunidades en el sector educativo es solo uno de los vértices que se ven afectados a lo largo de la vida de cientos de niñas en el mundo. La falta de acceso a salud e higiene menstrual, la exposición a la violencia de género, el matrimonio infantil, la MFG (mutilación genital femenina) y la explotación laboral infantil; son otro tantos.

Ante ello, y debido a la brecha de oportunidades anteriormente demostrada, en diciembre del 2011 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió decretar el 11 de octubre de cada año como Día Internacional de la Niña. ¿El fin? Conmemorar la lucha por sus derechos, hacer visible los problemas que aún enfrentan y asegurar el trabajo continuo para la construcción de un futuro más seguro y digno para ellas.

Este año, el lema de Unicef por el Día Internacional de la Niña, es “Mi voz, nuestro futuro en común”, motivando a las niñas a ser activistas por el cambio, re imaginando un mundo mejor y con oportunidades.

¿UN DÍA ‘ESPECIAL’ PARA LAS NIÑAS?

Una de las primeras críticas a las que se ve sometido este día es al cuestionamiento de por qué separar un día especial para los derechos de las niñas. Sin embargo, esta división es esencial para trabajar en las desigualdades e impulsar la igualdad de oportunidades entre ambos géneros. Sobre ello, conversamos con Veronique Henry, directora país de Plan International, ONG mundial que vela por los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes en el mundo.

“Tienen toda la razón en que niño, niña, hombre y mujer tienen los mismos derechos y deben ser garantizados. En eso no hay ninguna duda. Sin embargo, es necesario tener un momento clave para visibilizar las brechas que aún existen y están normalizadas. Aún, hay personas reaccionan mal creyendo que se quiere desplazar a los niños y hombres, pero el mensaje no es ese. Lo que pretendemos es que todas las personas tengan acceso a los mismos derechos básicos y oportunidades. Sin discriminación. Aportando a una sociedad pacífica y complementaria. Y eso implica un cambio, aunque a veces puede molestar”, defiende Henry.

La directora país, indica además que es importante actuar respecto al tema en marcos de crisis, ya que es en estas épocas en que los derechos por las mujeres y niñas se ven más expuestos y en riesgo de ser corrompidos. “Las niñas y mujeres están más expuestas a cualquier tipo de violencia en todo momento. En tiempos de crisis, esto aumenta. Los conflictos armados, desplazamientos de población, migración, desastres naturales, y ahora el COVID-19 son algunos de ellos”, precisa.

Esto se traduce, por ejemplo, al acceso a educación que se ha visto comprometido desde que inició la pandemia, y que sin duda golpea mucho más a las niñas en nuestro país y en el mundo. Según el último reporte de ONU Mujeres acerca de la pandemia, alrededor de 743 millones de niñas en el mundo habían dejado de recibir educación de calidad, lo que tendrá efectos graves en su capacitación y educación profesional, disminuyendo las probabilidades de una mejor inclusión laboral cuando sean jóvenes.

¿Por qué el efecto es más preocupante en niñas? Henry rescata dos de los motivos más frecuentes: “El acceso a educación es muy desigual, ya que las niñas y adolescentes continúan teniendo gran carga doméstica en comparación a los niños y hombres, y eso les quita tiempo para estudiar. Además, en algunas familias, si solo se cuenta con un dispositivo digital y hay un niño y una niña, lo más probable es que el acceso sea para él, pues la niña deberá dedicarse al hogar, a los hermanos menores, o hasta a los adultos mayores. Este factor, se da en algunas culturas más que otras”.

CONECTADAS Y SEGURAS

En el marco de la pandemia por COVID-19, los índices de violencia no han disminuido. Esto, es en parte porque las víctimas viven con sus agresores, incluyendo tanto a niñas como a mujeres. Además, los espacios de conversación en que la niña podía expresar información acerca de algún maltrato (como los colegios), se han visto frenados a causa del confinamiento, sumado a que los mecanismos de denuncia para niñas no son tan accesibles, y en algunos casos son muy lentos.

A lo anterior -y considerando que desde que inició la pandemia el plano digital ha cobrado relevancia para estudiar, trabajar y continuar otras labores- se suma el hecho de que el acoso en línea ha aumentado. Por ello, este año el lema del Día Internacional de la Niña es “Conectadas y Seguras”, con el objetivo de garantizar un acceso a internet más seguro.

Con una encuesta a más de 14 mil niñas de 31 países alrededor del mundo, Plan International visibilizó algunos puntos esenciales para llamar a la acción. Aquí los más destacados:

  • 58% de las niñas encuestadas han sufrido acoso en línea.
  • El 24% de quienes han estado expuestas al acoso, es decir, una de cada cuatro niñas, se sienten en peligro físico, el 42% pierden autoestima o confianza en sí mismas, el 42% sienten estrés mental o emocional, y el 18% tienen problemas en la escuela.
  • El 50% de las niñas dicen enfrentarse a más acoso en línea que en la calle.
  • El 37% de las niñas que se identificaron como parte de una minoría étnica y que han sufrido acoso en línea dijeron que las acosaban por ese motivo.

Fuente: El Comercio

es_PESpanish
en_USEnglish es_PESpanish