Imagen de precarga

Actividades para sacar el lado más creativo de los bebés

Pese a que, probablemente, serán de los pocos que en el futuro no recordarán cómo pasaron el confinamiento, los bebés también pueden aprovechar estos días en casa para disfrutar junto a sus padres de nuevas experiencias y sensaciones. Para estimular su lado más creativo, el equipo de Atención Temprana de San Sebastián de los Reyes-Alcobendas, en Madrid, ha elaborado un listado con actividades para potenciar su desarrollo cognitivo y sensorial durante la cuarentena.

Una de las propuestas más fáciles de llevar a cabo en cualquier hogar es el circuito de bolsas sensoriales. Con ellas, según explican, se favorece la motricidad, la coordinación óculo-manual y los cambios de posición del cuerpo a través del descubrimiento y la experimentación con diferentes texturas.

Para prepararlo solo son necesarias bolsas con cierre hermético, cualquier elemento como arroz, legumbres, macarrones o algodón, y cinta adhesiva. Tras rellenar varias bolsas con los diferentes materiales, estas se pegan en el suelo o la pared, según el desarrollo del bebé. También se puede elaborar con botellas de plástico y combinar una parte líquida -para la que puede emplearse agua templada, jabón de glicerina, gel de pelo transparente o aceite de bebés- y una sólida -purpurina, gomitas de pelo de plástico, lentejuelas de colores o botones- y una pistola de silicona para sellar la botella.

Otra de las sugerencias para los padres es el juego del ‘meto y saco’. Para realizarlo, solo son necesarios una pieza con agujeros, que puede ser desde una caja de pañuelos vacía hasta un batidor, y varios elementos de diferentes texturas para guardar en ella, como pompones, telas, papeles, juguetes u otros objetos cotidianos. Una versión un poco más compleja de este pasatiempo es la de ‘la casa de la araña’. Cruzando tiras de lana, se sella la parte abierta de una cesta y se introducen en ella distintos elementos que llamen la atención del bebé para desarrollar su capacidad manual, fomentar la experimentación de diferentes texturas y tamaños y favorecer la búsqueda de soluciones, la curiosidad, y la atención.

Por último, para estimular la conciencia de sí mismos, el disfrute del juego social y los desplazamientos y cambios de postura con el ‘cucú tras’, solo es necesaria una caja a la que pegar telas y lazos con cinta adhesiva o silicona.

Fuente: 20 Minutos

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

es_PESpanish
en_USEnglish es_PESpanish