Imagen de precarga

No desesperes: el aburrimiento de tu niño o niña es clave para su desarrollo

El hecho de que todo el país se encuentre en cuarentena para evitar el avance del coronavirus, viene siendo para muchos padres casi un coctel explosivo. Y es que gracias esto, ellos deben ser, en muchos casos, papás y mamás, trabajadores y educadores al mismo tiempo. Si bien las clases a distancia ayudan de cierta forma a mantener ocupados a los niños y niñas, estas no duran todo el día.

Dada la naturaleza de los niños es normal que el aburrimiento aflore luego de un período de tiempo considerable de estar encerrados. Y, sin duda, el casi mes y medio que llevamos en aislamiento social, es tiempo suficiente para que empiecen a experimentar esta sensación. Incluso, el mismo presidente Martín Vizcarra se disculpó con los más pequeños por pagar los platos rotos de esta pandemia.

Sin embargo, el aburrimiento en los niños resulta ser una clave importante en su desarrollo. Por lo que no existe la necesidad de buscarles una tablet, un smartphone o ponerlos todo el día frente a un televisor. Según lo han avalado diversos expertos, el aburrimiento tiende a despertar la creatividad en los niños.

“Si los niños están permanentemente ocupados (en el colegio, con clases extraescolares, con amigos), no tienen tiempo de inventar y fantasear. Cuando están aburridos, inmediatamente buscan nuevos desafíos, y por lo tanto desarrollan su creatividad”, indicó la educadora española Pilu Hernández en entrevista al diario El País.

“Es una oportunidad estupenda para explorar nuevas áreas del conocimiento”, prosigue. “Tan solo hay que probar con dejar a un niño en una habitación con un cordel en el suelo, ese cordel pasará a ser una espada, una cometa e incluso la vacuna del mismísimo coronavirus”, agregó la experta.

Incluso, Hernández propone implementar en sus casas una especia de cartuchera de supervivencia para combatir el aburrimiento: “En ella, sería ideal que hubiese témperas, ceras, plastilina, pinturas, goma en barra, cartulinas, tijeras, papel bond, cartones de huevos, de leche, etc. Alucinarás con lo que son capaces de hacer los niños con todo esto”.

La obsesión porque nuestros hijos no se aburran

“No debemos preocuparnos tanto e, incluso, obsesionarnos”, añade la experta. “Es mejor dejarlos que se aburran y observarlos, así podremos conocerlos más y saber sus gustos. Es más, debemos dejar de dar tanta importancia a esto. ¿Quién no se ha aburrido alguna vez?”. Para ella, el problema actual con los niños es que están sobreestimulados y “lo que necesitan es pensar y así aprender a utilizar su mente, que es increíble”, concluyó Hernández.

Fuente: Perú 21

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

es_PESpanish
en_USEnglish es_PESpanish